Chipica.


Sin muchas palabras nuevas. Ni juegos nuevos. Nada de nada. Vacíos. Escapes. Vagueza. Completamente desenfocado y a la vez curiosamente inquieto. Deseoso. Extrañas épocas me recorren en estos días de descuido y de antojos de carne. De vino. De mierda. Revolver y revolver para salir con las manos secas de todo y empapadas de nada. Ni siquiera estas abultadas y escurridas manos pueden ayudarme. Siento que nadie lo hace. Ni las que juran a los santos arrancarse la piel por mi. Hoy no siento a nadie. Ni a nada. Apagado. Asqueroso. Pesado. Aburrido. Gordo. Viejo. Así me describo porque así me siento mientras rascuño estas líneas, soltado como prosa poética. Así me sale desde adentro. En estos días del bigote. Preparado para salir de la crisálida y ser un yo nuevo. Muchas veces pienso que desde la destrucción salen las flores. Después de que se quema el bosque, el pasto crece mas fuerte. Espero que así renazca. Musculoso. Activo. Seguro. Hábil. Romántico. Exitoso. Sociable. Familiero. Deportista. Intelectual. Políglota. Sensible. Sencillo. Rico. Sano. Bueno. Exigente. Tímido. Extrovertido. Dos, pero uno. Listo, pero imaginario. Ya, pero en un rato. Ajeno, como me conozco. Borracho. Mío.

Leave A Comment