Gritalo fuerte.


El marinero cantaba serenatas al atardecer. Canciones versionadas de los 80’s. Se lo dijo hace tiempo. “No vengás más. Desafinás”. Sin embargo él era sordo y no entendió. Pasaron 15 años y ahora las serenatas golpeaban una ventana vacía. Él creía que era tímida. Pasaron los años y las serenatas desafinadas. El marinero perdió la vista y no distinguía si en la ventana, la sombra era una mujer o simplemente eso, una sombra. Por eso el cantaba cada vez mas alto. Pasaron los años hasta que un día le dijeron que se había quedado mudo. Cómo se lo dijieron? Con señas. Y las serenatas cesaron. Y el mundo volvió a ser aburrido, pero afinado.

Leave A Comment