Rescate

Robando a calle 13. El avión se cae. Se cae. Ya no tiene fuerza. Se cae a la mitad. Ni tetas ni coños. Las fiestas de tres ya no llegan a las nubes y el avión se me cae. El hombre prehistórico pilotea pero no sabe como ganar altura. Ni manos ni lenguas. El avión se cae al mar. Las sábanas no paran aunque me esconda en ellas. Hay que se cae. Ante los pies de muchos. De muchas. De los tuyos. Y de los tuyos también. A los de las tetas mas grandes del mundo. A los de las tetas perfectas porque me entran en las manos. Encima de ese culito que promete salvación. Maldito avión que se cae y se cae. Que lo salve una buena boca, con pastillita y lengüita.

Leave A Comment