Te como a vos.

No hay nadie como vos. Robando palabras para describirte pero con el corazón honesto y listo para gritarlo. No hay nadie como vos. Y mirá que busqué y busqué. Intenté engañarme una y otra vez para creerme que era un error, una ilusión. Intentando probar que estaba equivocado, quizás no hay más solución que decir que estaba en lo cierto. No hay nadie como vos. Que me quiera incondicionalmente y sea tan mala como para hacerme sufrir incansablemente. Es que cada parte de vos te hace única. Irrepetible. Con ganas de mantenerte como sos para siempre. Como te quiero. Como te extraño. Porque no hay nadie como vos y no te quiero perder. No quiero que desaparezcas en esa nube de risas y recuerdos de vidas que viví y amé. Quiero que lleguemos mas lejos que nunca. Donde nunca antes estuve. Porque siento que juntos vamos a poder. Entregados a esa inspiración mutua que nos llena de energía y dan ganas de gritar a los cuatro vientos. Así somos, con clichés e inimaginables historias. Para contar. Para recordar. Porque no hay nadie como vos. Así. Tan pura e inocente. Tan viciosa y oscura. De noche y de día. Porque así parece que te necesito. Y gracias a la vida, hoy te tengo.

Leave A Comment