Hasta mañana.

Pocas frases son más optimistas que esta. Es saber que todo va a estar mejor. Que pese a que hoy, sea lo que haya sido, ahí viene ese día nuevo para que lo llenemos de lo que queramos. Es una apuesta que hace la vida en nosotros. Es nosotros haciendo una apuesta en lo que queramos hacer. Ese mañana es optimismo encapsulado en un deseo que no se contenta con todo lo que hemos vivido hasta ahora y pide más. Mucho más. Más ganas de empezar de nuevo. De querer que las cosas no se terminen acá y haya mucho más por decir y hacer.
Hasta mañana, es decirle a alguien que lo querés seguir viendo. Que querés más de él o de ella. Es un deseo tácito de volverse a ver. De volver a compartir el tiempo con otra persona. Eso, que es nuestro más preciado tesoro, querés compartirlo con alguien. Te quiero ver mañana, es mucho más prometedor de quiero verte hoy. Hoy es palpable, es real. Mañana es sueño. Es deseo. Es ganas que trascienden lo básico. Mañana es lo desconocido. Pero no a lo que le tememos, sino a lo que querémos conocer. Mañana es eso que nos motiva a levantarnos todos los días y a juntar fuerzas para querer llegar.

Hasta mañana. Porque quiero verte ahí.

Leave A Comment