Movies.

Cada vez que sueño es como si viera una película. Con todo el presupuesto del mundo. No hay problemas de dinero. Cientos de extras. Millones en decorados y postproducción. No hay limites en mis sueños. No hay problemas de derechos ni de locaciones. Puedo viajar de un lugar del mundo a un planeta que no existe en un segundo. Puedo escuchar Lorde y mezclarlo con Los Beatles son ningún tipo de problema. Colores. Colores que nunca viste, porque se mezclan creando colores que sólo existen en mis sueños. Todos están ahí. Amigos. Familia. Amores. Personas que no conozco y famosos con los que no se por qué, tengo una afinidad. Quizás causada por alguna exposición durante el día. Quién sabe? Historias que se van entremezclando y tienen sentido. Historias que no van a ninguna parte y no tienen ningún sentido, pero sin embargo me emocionan. Más de una vez, me desperté llorando. O riendo.
Cada vez que digo “No sabés lo que soñé!” La gente me mira como diciendo “Ufff ahora tenemos para media hora de este pelotudo contando un sueño que nunca termina”. Y es que no termina. Me los acuerdo todos. Son mis películas favortitas. Es una lástima que no se dibujar. Que no se como plasmar eso que me pasa cuando duermo, en una forma visual. Y es que creo que si lo hiciera no sería lo mismo. No porque no quedaría igual, sino porque debería ser como en 4 dimensiones.
Películas. Difíciles de hacerlas. Lo sé. Lo sé.

Leave A Comment