Vuelos.

IMG_1501
Desde comienzos del año empecé a vivir una vida sin consumir. El plan es simple, sólo puedo comprar experiencias. No puedo comprar ropa, no puedo comprar apps, no puedo comprar juegos, no puedo comprar un auto, una casa, nada material que realmente no necesite. No porque no pueda, porque no quiero. Porque me di cuenta que no lo necesito. Me encanta. A comienzo es extraño, la sensación es rara. Pero poco a poco se va acomodando, te vas centrando en que vivir es tocar el nervio. Lo importante es una charla y no una remera que compraste. Lo importante es el momento en el que te tomaste una cerveza y hablaste de nada y no esa hora que perdiste viendo que estaba en Sale. En lo que va del año he pasado por Londres, Costa Rica, San Francisco, Barcelona y por supuesto Madrid. Me quedan Tokio y Shanghái a corto plazo, pero seguro se suman otras capitales del consumo. A ver como lo llevo. A ver como lo vivo. No es que esté en contra del consumismo. Es que me parece que me trae más felicidad el encontrar lo que tengo dentro de lo que me puedo poner fuera. No intento ser moralista. Ni llenarme de palabras o hechos que pretenden pretender más que otra cosa. No. No va de eso. Va de experimentar. De entender. De parar la pelota y pensar: Realmente lo necesito? Me va a hacer más feliz?. No soy el primero. Lo he visto con muchos amigos con los que hemos hablando mucho del tema. Un hermano hace algo que me parece genial, cada vez que se compra algo, tiene que donar una cosa. Para mantener el equilibrio, dice. Y me parece genial. Fue mi primer paso. Fue el primer pasito que di hasta estos 4 meses sin comprar nada. Vamos a ver cuando dura. La idea es ir por el año. Me da un poco de vergüenza el pensar que estoy haciendo algo heroico, cuando en realidad la mayoría del a gente del planeta lo ve como algo normal. No porque no quiere. Porque no tiene. Vamos a ver que sale. Vamos a ver que se siente. Por ahora me siento liviano. Libre. Feliz. Mas enfocado. Más cerca de lo que importa. Sin maquillaje. Y vuelvo a decirlo, no quiero ir de moralista, no va de eso. Menos con lo que hago para ganarme la vida. Va de compartir una experiencia y ojalá un aprendizaje con quien lea esto. Nada más. Una vez una mujer muy inteligente me digo: Compartir es crecer. Por eso lo hago. Para aceptar los golpes. Para aprender de la crítica.

Leave A Comment