Hace mucho.

IMG_1412
Que no escribo desde las nubes. Que no digo lo que realmente quiero. Que no duermo hasta tarde. Que miento. Que me escudo en mis dudas para sentirme seguro. Que no me siento enfocado. Que no me da miedo decir lo que pienso. Que no fumo. Que no termino sin saber como llegué a donde estoy. Que no tengo éxito, del éxito que sale en las revistas. No del otro, porque de ese otro, no hace tanto. Del que te hace sentir bien. Del que haces que le importe a la gente que querés que le importe y no a pelotudos que ni siquiera conocés. Hace mucho. Mucho. Que no siento que las preguntas me frenan. Que no se que decir en vez de hacer más preguntas. Que no siento vergüenza de lo que hago. Que no me callo lo que siento. Que no envuelvo en palabras cosas que no quiero decir, buscando una salida más política. Hace mucho. Que no me da miedo ser lo que soy. Con todos mis errores y todo lo que me hace tener panza, no correr rápido y sentirme un poco perdido a la hora de saber que es lo que quiero hacer en el futuro. Porque al final de cuentas, quién lo sabe? He visto tantos perdidos. Tantos que no saben lo que dicen. No porque lo que dicen no tenga sentido, sino porque no tiene ni pies ni cabeza, desde el comienzo. Y no paran a pensar la locura en la que vivimos. Es que hace tanto tiempo. Que no me paro. Que no me siento cansado de lo mismo. Inútil. Débil. Se me llena el pecho de ganas de ir a más. De encontrar nuevos rumbos. Que no sé como son. Pero justamente es eso lo que los hace deseables. Como siempre fui. Como siempre seré. Y no es porque hace mucho que no lo hago. Es porque creo que es para lo que he venido aquí.

Leave A Comment