Desde la ventana.

IMG_1527Y te preguntas que haces de tu vida, con tu pija en una mano y una botella de vino en la otra. Y es que no hay respuestas, sólo más preguntas. De eso va la filosofía te dicen. De navegar hacia preguntas. Que mientras más te hagas, mas rico sos. Mas intenso, mas profundo. Y sin embargo, el pecho no se llena. La cabeza no se frena. No para, no. El tinto hace que las cosas se suavicen pero no que se frenen. Como el cáncer. Como ese oscuro bicho que te acecha. Que pega en el palo. Que te mira por la ventana, pero todavía no entra. No toca timbre, pero te mira desde afuera. Tranquilo, que ya voy a entrar. Dejame que me fume el último pucho. Que todavía tengo tiempo. Ya cayeron varios y vos tenés muchos de los números. Así que tranqui que yo espero. Disfrutá si querés, que yo ya llego. Termino esto y voy.

Putas preguntas que se me atragantan en la boca y se enredan en la lengua. Que mi cabeza no descifra y se coagulan en las noches.

Es otra noche de esas. Solo y lleno de amigos. Solo y con esperando por vos. Seas quien seas. Perfecta e imposible. Cercana e intocable. Indescriptible y burda. Porque no se como agarrarte. No se como ponerte en letras y hacer que todos te entiendan. Porque no me sale. Porque no te conozco. Porque no me mirás a la cara. Un poco como el cáncer. Un poco como las preguntas. Que me miran desde afuera, pero no quieren sentarse a mi mesa, a tomarse un vino y agarrarme la pija.

Leave A Comment