Tranquilo.

IMG_2864
Acostados sobre la cama. Todavía vestidos. El mira hacia la pared, ella hacia él. Sin abrazarlo, ella se le acerca un poco más y comienza el interrogatorio.

– Qué te pasa?
– Nada.
– Dale, sabemos que te pasa algo.
– Nada, en serio, estoy cansado nomás.
– Dale, sabés que me podés contar todo, yo no me voy a enojar.
– …
– Tranquilo, acá estoy yo. Soy yo, podés confiar tranquilamente, no te preocupes.

Mientras él sigue en la cama, mirando hacia la pared, ella se levanta de la cama sin dejar de hablarle. Lo hace en un tono calmo, comprensivo, hipnotizante. Mientras su voz intenta crear el espacio perfecto para la apertura, ella toma un bidón de gasolina que tiene al lado de la cama. Sin dejar de hablar, comienza a rociar con combustible la cama y a él.

– Bueno, es que no se como empezar.
– Empezá, tranquilo que yo estoy acá. Estuviste con alguien? Es eso. Te sentís mal por eso?
– …
– Dale, quién es.. como se llama esa compañera del trabajo… Luli, Luchi, Luisi, cómo es?
– … Lali.
– Es linda Lali, qué pasó? Se dieron unos besos anoche? No te preocupes, yo lo entiendo, es la fiesta de la empresa y hay alcohol. La gente pierde los límites… es normal…
– Si… es normal… no se que pasó, no se como pasó…
– Qué pasó? Ella te encaró, no? Ella te pidió un beso o te miró fijo un rato, no?
– … si, ella empezó, yo no quería hacer nada… pasó… que se yo, como, pero pasó…
– Y que pasó?
– …
– Decime, no seas tontito, no pasa nada, yo lo entiendo.
– Nos acostamos…
– Ah, se acostaron, y es que a veces la calentura, no mide consecuencias, no?
– No sé…

El bidón está vació, la gasolina chorrea por los lados. Ella se hace un poco para atrás y antes de tirar hacia la cama un zippo encendido, le dice:

– No te preocupes, que no pasa nada. Yo te entiendo.

En él se dibuja una sonrisa, sin saber que el Zippo viene volando detrás, mientras ella se va, para no ver.

Leave A Comment