1 & 2 / 100

1-2
1.Woku.

No es que se pierda en una ciudad que no conoce. O que se pierda en un lugar que no hay señales. No. No es que se pierde en un lugar donde no hay un punto de referencia. No. Lo que pasa, es que se pierde en su ciudad. En su barrio. Se pierde dentro de su propia casa. Dentro de su habitación. Hasta dentro del baño se pierde. Dice que tiene muy mala orientación. Que nunca fue bueno para entender las señales. Que no distingue bien la derecha de la izquierda. Que su padre lo mareaba mucho cuando lo sacaba en el auto. Dice que su mamá lo sobreprotegía y llevaba aupa hasta los 5 años. Para mi son todas excusas. Aunque él no deje de decir que no es el único.

2.Julious.

Hay gente que termina las frases que empezás, o incluso se anima a interrumpirte para terminarlas. Hay otros, que mientras hablás, asienten con la cabeza a todo lo que les vas contando. Algunos, incluso murmuran “Mmjmm” a medida que siguen tu relato. Pero todo eso no tiene nada que ver con lo que hace Julious. Él, cada vez que te escucha, repite toda la frase que le acabás de decir. ¿Cómo cuando éramos chicos y hacíamos eso para enfurecer a nuestros amigos? Él lo hace todos los días. Todo el tiempo. La gente intenta tener conversaciones cortas, o hablarle con monosílabos. Incluso a lo indio: “Ir-Comer-Ahora?”, para que el playback no sea tan largo. Curiosamente, bueno, no tan curiosamente, Julious, es un tipo que tiene mucho éxito con las mujeres.

Leave A Comment