5 & 6 / 100

5-6
5.Quide.

Decían que no iba a durar mucho. Pero acá esta Quide, con 28 años y más sano y duro que una roca. Quide es alérgico al agua. Cuando bebe ese líquido fundamental, para casi todos los humanos, se le hincha el pecho y se queda sin respirar. No puede ni siquiera tocarla. Cuando va a la playa, se revuelca en la arena y después se seca con una toalla. Seca. Se lava la cara con talco. O harina, si no consigue ese talco que tanto le gusta. Obviamente no sabe nadar. Para qué, si no puede ni acercarse a la orilla de nada que contenga ese líquido tóxico. La lluvia es casi una condena mortal. Por eso los días nublados no atiende ni el telefóno. No puede agitarse mucho, porque transpira y si transpira, se infla como un sapo.

Su hermano mayor, se dió cuenta que era mucho más violento escupirlo que pegarle una piña. Porque incluso cuando se pone a llorar, se hincha. Hay que hablarle de lejos para que no haya la más mínima posibilidad de que alguna gotita de saliva se le acerque a la cara.

Urticaria acuagénica, es el nombre médico. Complicación, le dice él. Porque pese a todo lo que le pasa, hay una sola cosa que puede hacer para sobrevivir y con eso le alcanza.

Cómo no puede tomar agua, ni nada que se le parezca, bebe Fernet. Puro.
Le dicen cordobés, y la verdad, que mucha gracia no le hace.

6. Cicimi.

Cicimi agradece a su madre por no haberle puesto Adán, o Abraham o Ananá. Cicimi no puede pronunciar la letra “A”. Es un tipo que sufre mucho. Sus bandas favoritas son A-HA y ABBA. Es fanático del Arsenal. Le gusta el Aqua aerobics y su color preferido es el Anaranjado. Lo peor, es que fue a ver al médico para saber por que no podía decir específicamente esa letra y lo que encontraron fue aterrador: Tiene todas las A atragantadas en la garganta. Cada vez que las quiere decir, salen de sus cuerdas vocales, pero se le quedan trabadas en la boca y se las vuelve a tragar, lo que puede ser nocivo para su salud.
Están esperando que un especialista lo venga a ver desde Alaska.

Leave A Comment