71 & 72 / 100

71-72
71. Mitul.

Mitul vive en un mundo de paranoia. Un poco por como fue criado por su abuela y otro poco por la maldita internet, que no para de aumentar el número de ojos que supuestamente nos están mirando.

Al abuela de Mitul, doña Felicitas, le había hablado de que no estábamos solos. Que entre nosotros vivían seres superiores a nosotros, los cuales se habían mezclado con nuestra raza para experimentar y crear una raza que pudiese sobrevivir más tiempo. Nosotros teníamos cosas buenas y ellos también. Por eso si ambas razas se pudiesen mezclar, tendríamos lo mejor de ambos mundos. Ese era el plan original, sin embargo, como todos los planes, nunca salen 100% bien y la ambición de ambos bandos hizo que el acuerdo original se rompiera. Desde ahí, vivimos en un mundo de híbridos y puros. Los puros, de ambos lados, humanos y alienígenas, están en inferioridad de condiciones. Los humanos porque poseen menos información y los alienígenas porque no pueden interactuar libremente. Los híbridos, tienen lo mejor de ambos mundos. Mayor acceso a información, por su parte alienígena y sensibilidad por su parte humana. Esto los lleva a destacarse. Ellos son los que manejan todo. Ellos están entre nosotros y nos guían hacia donde sea negocio para ellos. Cuando llegue el momento, y este planeta no sea más negocio. Pum, a otro planeta.

Esto es lo que algunos puros humanos intentan negociar, el ser parte de ese negocio. Llegan a vender a los suyos para ganar conexiones y otros incluso, se unen a puros alienígenas para intentar convertirse en híbridos en experimentos clandestinos. Sea como sea, el negocio de todos es momentáneo. Hasta que el planeta aguante. Hasta que no quede nada más que exprimir. Hay 3 opciones. Sumarse, hacerse el boludo o pelear.

La abuela Felicitas desapareció cuando Mitul tenía 12 años. Dos años después de contarle su teoría y dejarlo paranoico para siempre.

72. Coter.

Políglotas se llaman las personas que hablan muchos idiomas. Bilingües se llaman los que hablan más de una lengua. Coter no sabe como defnirse porque lo que él habla, si es que se puede decir que lo habla, es pedo. Si, no leíste mal, Coter habla pedo. Entiende lo que los pedos dicen.

Cuando se hace una pregunta, tirándose pedos, los culos de la gente le responden. Y no es que habla pedo con esos pedos ruidosos, no. Él también entiende los pedos silenciosos. Los olorientos. Los reprimidos. Si es pedo, él lo entiende y lo habla. ¿Y qué le dicen los pedos? De todo, desde como está la persona que se acaba de tirar un pedo, hasta indicaciones sobre dónde queda una calle o incluso secretos inconfesables. Porque parece ser que el pedo está ligado al cerebro más directamente que con la lengua. Eso dice Coter, que en las reuniones no dice mucho, pero siempre está con una sonrisita en la cara.

Leave A Comment