73 & 74 / 100

73-74
73. Wote.

Cuando te lo cuenta no se lo creés. Según Wote, cuando él tenía unos 4 años tuvo un sueño o un recuerdo, no lo sabe, en el que era el representante de la humanidad y se sentaba en una mesa frente al creador de todo. No, no era Dios, era más grande que Dios, era el creador de Dios y el todo. Era La Vida. La Vida como una entidad, la entidad. Inmensa, gigante, eterna. No sabía cómo, pero ahí estaba Wote, frente a La Vida a punto de tomarse un café.

La vida, que tenía muchas cosas que hacer, le preguntaba que quién era y de dónde venía. El diálogo era más o menos así:

– y vos de dónde me decís que sos? (La vida habla argentino)
– Yo soy de la tierra.
– Mmm… la tierra?
– Si, la tierra, en el sistema solar…
– Mmmm… sistema solar… dónde queda eso más o menos?
– Ubicas la vía láctea?
– Me suena… es la que está en la galaxia esa que es como una pelota con una argolla alrededor?
– Si, esa! La concés?
– Más o menos, no le doy mucha importancia a lo que pasa por ahí. Creo que me fijé una vez, pero sólo un rato…
– Bueno, yo vengo de ahí.
– Y me dijiste que los que viven en esa galaxia, se llaman humanos?
– No, los de la galaxia no se, los de la tierra, que es un planeta de la vía láctea, en el sistema solar…
– Uuu… pará, pará, es como demasiado detalle lo que me contás… y estos humanos, ¿Qué hacen?
– Y nosotros hacemos cosas, inventamos, tenemos ideas, compramos, vendemos, viajamos, amamos, odiamos, hacemos muchas cosas…
– Y tienen un jefe? ¿O alguien así que haya hecho algo grosso, que se yo.. creado una galaxia, cambiado el rumbo del universo, inventado algo que no existía como una estrella o algo?
– Bueno, tanto como una estrella no, pero si, tenemos gente que es ha inventado muchas cosas… Leonardo DaVinci, lo concés? Es quizás el ser humano más importante de todos…
– Mmm. No, no me suena.
– Y a Mozart? Un músico?
– Mmmm, no, no me suena… y sin hacer jueguitos de palabra…
– A ver… Alejandro Magno?
– No, che, no me suena nada…
– Es que también un humano así como un humano, no es tan importante, tan grande. Pero nuestros dioses son importantes.
– Ah, ¿tienen dioses? ¿Muchos? ¿Cómo es eso?
– Y, es que cada grupo de humanos creemos en uno diferente…
– Ah… ¿o sea que no se pueden poner de acuerdo en uno?
– Y… es difícil… porque generalmente todos quieren tener la razón y entonces todos se pelean porque su Dios es el verdadero y el resto no lo son…
– Ajá… ta bien y qué plan tienen así para el futuro? O qué piensan hacer ahí en ese planeta…Turra?
– Turra no, Tierra.
– Tierra, perdón. ¿Qué quieren hacer ahí? ¿Cuál es el rol que tienen dentro del sistema solar o la galaxia? ¿De qué van? ¿ Hacia donde van?… ¿Hay un plan o algo?
– Y todavía no…
– ¿Son un planeta joven?
– Depende como se mire, ¿No?
– Tenés razón… pero no se cuelguen, ¿No?
– No, no, seguro que en unos años nos ponemos las pilas y vamos para adelante.
– Así me gusta…
– ….
– Che, me tengo que ir. Me espera una reunión ahora con otras entidades omnipresentes y voy medio tarde…
– Andá nomás, no te preocupés.
– Chau. Suerte.
– Gracias…
– …
– …
– …
– …
– …
– (¿Y ahora como me vuelvo?)

Cuando Wote te lo cuenta, al principio te reís. Después no.

74. Quili.

Quili no es un tipo que siempre fue así de extrovertido como es ahora. De chico era muy tímido. Como tu abuelo, le decía su papá, por eso te llamás como él.

A medida que Quili fue creciendo, fue cambiando muchas cosas, como la vergüenza, pero al mismo tiempo fue dándose cuenta que al cambiar las cosas que lo unían a sus abuelos, era como si de alguna manera los estuviese olvidando y al hacerlo, dejándolos desaparecer.

Le hubiese gustado conocerlos más, no para pasar más tiempo, no, sino para entender más. Para escuchar más. Porque a veces nuestro pasado es la mejor forma de entender como podemos mejorar, para seguir adelante. Seguramente hubiesen tenido tantos buenos consejos. ¿Será que podremos dejarle esos consejos a nuestros nietos? ¿Será que ellos podrán leer nuestros tweets o status de Facebook y aprender de ahí? ¿Será que así nos estamos ganando un poco más de inmortalidad? ¿Aprenderán lo poco que aprendimos nosotros o lo harán de una forma comunitaria, donde todos crecen y no sólo unos pocos?

Quili se ríe e invita una ronda más. Él siempre paga las cervezas o el vino. Como su abuelo, que tenía su mismo nombre.

Leave A Comment