79 & 80 / 100

79-80
79. Catue.

“Mamita tú sabes yo no soy manco, si tú no me lo das yo te lo arranco”
Calle 13.

Tampoco lo cuenta todos los días, ni es una cosa que crea que es LA verdad, pero es algo en lo que él cree y cuando se siente cómodo te lo cuenta. En especial si hay un poco de vino y gente con la cabeza abierta.

Para Caute la cosa es bastante simple. Estamos entre diferentes dimensiones. Dimensiones que no se conectan entre si a no ser que encuentres los vehículos que pueden hacer ese viaje. El mejor de esos vehículos, o al menos el más rápido, es el arte. Es una especie de barco que navega entre las diferentes dimensiones de lo que generalmente se entiende como la realidad para llevarnos de un lugar a otro. Todos los momentos son verdaderos, es simplemente que tienen diferentes duraciones y dimensiones. Tendemos a creer que nuestra realidad es LA realidad, sin embargo cuando nos subimos al barco del arte, descubrimos nuevos mundos, nuevas realidades. Donde las bases de tiempo, espacio, forma, lenguaje e interpretación, son completamente diferentes, por consiguiente, quienes viven ahí, son diferentes seres vivos.

No te lo cuenta así, yo lo resumo un poco, porque pone ejemplos, cita fuentes, te habla de filósofos, de tribus, de rituales, de artistas, de cuanto tenga a mano para contarte que no es una idea descabellada. Que hay mucha gente que piensa como él. Mientras te lo cuenta bebe y ser ríe. Se nota que le gusta que te interese, que le preguntes, que le discutas. Es una forma de sentir compañía en el barco, para que el viaje sea más divertido.

80. Dipeo.

En el interior de la cabeza hay un centro de mando, eso está claro. El tema es quién está a cargo. Como todos los regímenes los que dominan dependen del tiempo y de las circunstancias. Nunca un mismo orden duro una eternidad y si pensamos en la vida de uno, hablamos simplemente de unas decenas de años en las que muchas cosas pueden cambiar. Dipeo cree que hay dos grandes fracciones dentro de cada uno de nosotros, una un poco más conservadora y la otra, un poco más progresista o revolucionaria. Una nos empuja hacia delante y la otra nos pide precaución. Depende de quién esté al mando esa época del año, o del día, vamos a tomar diferentes decisiones. Siguiendo órdenes de diferentes facciones dentro de nosotros mismos y el cambio de mando, no es un tema democrático, eso seguro que no. Sin dudas esto sucede a través de un acto violento. O de seducción, que al fin y al cabo, es un tipo de violencia. El poder que era de unos, pasa a ser de los otros y no siempre, van de la mano. Pueden parecer contradictorios o complementarios, depende de quien tenga el timón en ese espacio de tiempo.

Dipeo entiende que pasa eso dentro de él y muchas veces intenta entender quienes están al mando en el momento de alguna decisión que al principio parece una locura. Durante años, vivió preocupado por quien tomaría el control, sin embargo, después de un tiempo, se hizo a la idea de que al fin y al cabo, él siempre fue un juguete en las manos de alguien. Y si era de alguien que tenía dentro de él, mejor.

Leave A Comment