89 & 90 / 100

89-90
89. Utise.

¬Hubo un momento en que era como cualquier otro amigo. Uno de esos a los que le podés contar todo. Esos buenos amigos a los que uno les confía un hijo, dinero o una esposa.

Como todos los momentos, son pequeños espacios de tiempo, hasta que las cosas cambian.

Los momentos, son generados por impulsos. De tiempo, de voluntad, de coincidencias, de choques entre espacios.

Utise tiene el problema que se enamora de las novias de sus amigos.

Un día las cosas cambiaron y él se volvió completamente loco por la novia de su mejor amigo. Se pelearon y finalmente Utise se quedó con ella. Todo parecía normal, hasta que conoció a la novia de otro amigo y el ciclo volvió a empezar.

Durante un tiempo, cada vez que él veía a la novia de un amigo, un amor instantáneo empezaba a invadirlo. No importaba si la novia era linda, fea, divertivda, aburrida o buena o mala persona. Utise quedaba completamente fascinado ante ellas y necesitaba que fuesen suyas.

La cosa tomó un giro inesperado cuando un viejo amigo de la secundaria le presentó a su pareja, un tipo de unos 45 años.

Fue como una especie de freno. De: hasta aquí he llegado. Finalmente encontré el fin de mi búsqueda. Y como dicen en los cuentos: Fue feliz por muchos, muchos años.

90. Iktoe.

Llueve y Iktoe está feliz. Abre la puerta y camina hacia la calle con rumbo hacia el centro de la ciudad. Siente como las gotas le van pegando en la cara. Cómo se le resbalan por las cejas, la barba, los labios, los ojos.

Intenta contarlas. Memorizar algo sobre cada una de ellas. Son muchas, pese a que no llueve tanto.

Llega al bar. Se pide una cerveza fría. Rubia. De barril. No se seca la cara ni el pelo. Comienza a contar y nombrar.

Lickta. Mushlania. Seppeli. Nuekta. Yumm. Tustia. Runne. Espuka. Wotia. Quisma. Alinati. Dusta. Fuggia. Gomuste. Hoscco. Juyto. Keto. Ñiñesio. Zustama. Xoniay. Cemine. Vedone. Bustia y la lista sigue y sigue a medida que va recordando como cada una de las gotas golpeaba su cara. Sus orejas. Nombrarlas para no olvidarlas. Porque semejante belleza no puede ser olvidada.

Iktoe se bebe la cerveza mientras su piel se come las gotas. Pide otra, justo cuando entra un amigo y le dice, que ya paró de llover.

Leave A Comment